American Horror Story: HotelSí, sé que el subtítulo es muy duro… pero ya venía bastante escarmentado de ‘American Horror Story: Freak Show‘, cuarta temporada de una serie que nos ha dejado muy buen sabor de boca en otros tiempos. Una evolución a la baja tras el fallido intento de hacer una buena historia con todos los elementos a favor en Freak Show (O el ‘Circo de los Engendros’)… y que tampoco resultó. ‘Hotel‘, directamente, no hay por dónde cogerla.

Centrándonos en ‘Hotel’, el protagonista de la temporada vuelve a ser un entorno, en este caso el ‘Cortez’, nombre del edificio. Ryan Murphy, director de toda la saga, es un excelente creador de atmósferas, lo vimos ya con la casa de los asesinatos de la primera temporada (‘Murder House‘), el centro Briarcliff en la segunda (‘Asylum‘), toda la ciudad de Nueva Orleans en la tercera (‘Coven‘, ‘Aquelarre‘) o el campamento que montan los integrantes del circo en su cuarta temporada. Más allá del enclave, todos los personajes que habitan o pasan por el Cortez resultan ser meros estereotipos plagados de las excentricidades que definen el estilo de Murphy.

Estos papeles obligan a muchos de los intérpretes a sobreactuar de mala manera. Una lástima contando con artistas de una calidad tan reconocida como la gran Kathy Bates o los sublimes Sarah Paulson y Evan Peters (ambos dados a conocer por esta serie, aunque Paulson ya había tenido otros papeles). Ni ellos son capaces de remontar la deriva de su director.

Este reparto se ve inmerso en una trama en la que el detective John Lowe (Wes Bentley, ‘American Beauty‘) investiga los crímenes de un asesino que se basa en los mandamientos del Antiguo Testamento para culminar su obra. Un burdo intento de diferenciar una trama que parece un plagio directo de la gran ‘Seven‘, (David Fincher, 1995, con Brad Pitt, Morgan Freeman, Gwineth Paltrow y Kevin Spacey). Lowe lidia con el trauma de haber perdido ha su hijo mayor y acabará hospedado en el Hotel Cortez tras seguir la pista del asesino. Allí se encontrará con múltiples personajes que habitan en el edificio o solo pasan por allí. Entre ellos destacan James Patrick March (Evan Peters), que da vida al propietario, constructor e ideólogo del hotel; Sally (Sarah Paulson), una de las habitantes del hotel adicta a las drogas; Liz Taylor (Denis O’Hare), la recepcionista transexual del hotel que se convertirá en uno de los personajes más entrañables de la serie; Iris (Kathy Bates), compartirá la recepción del hotel con la intención de recuperar a su hijo (Matt Bommer) de las manos de su pareja, “La Condesa”. Este último papel lo desempeña con acierto la debutante en la ficción Lady Gaga. El buen hacer de la cantante queda deslucido por el excesivo foco que pone sobre ella Ryan Murphy, que le extiende la alfombra roja para que Gaga pise con garbo cuando la historia no demanda tanto protagonismo de este personaje.

Dejando a un lado la admiración de Murphy por Lady Gaga, el visionario director -abandonado temporalmente por sus musos- vuelve a explotar la fórmula de las escenas de sexo. Para ello ha elegido a varios de los intérpretes masculinos más guapos de Hollywood (Bommer, Bentley, Cheyenne Jackson, Finn Wittrock, y otros modelos y actores con apariciones menores), pero destaca que en esta trama no haya enfatizado el carácter sexual de uno de sus actores fetiche, Evan Peters (cosa que sí que hizo en otras temporadas), quizás por lo ridículo y asexual del personaje.

American Horror Story: Hotel

El sexo, torpemente utilizado hasta convertirse en el porno blanco característico de Hollywood -carente de erótica y con los límites de no poder mostrar los genitales- vuelve a compartir escenario con el terror. Llamar terror a lo que vemos en ‘AHS: Hotel‘ también es un ejercicio de benevolencia. Violencia gratuita y vísceras a raudales que olvidan un comienzo mucho más inteligente y trabajado de la serie en sus primeras temporadas. A esto se reduce por desgracia el estado de la serie en esta temporada, que justifica parte de su título (‘Horror’) no tanto por el terror, sino por lo desagradable y estrafalario que se vuelve su visionado.

Para quien no conozca esta saga, Murphy utiliza a los mismos actores para dar vida a diferentes personajes entre temporada y temporada. Hotel ha sido la primera historia de la serie en la que el director no ha contado con la veterana Jessica Lange (‘King Kong’, 1976) por decisión de la propia actriz. Una importante baja que no ha podido ser compensada hasta el momento (¡Señora Lange vuelva por favor!).

Al llevar varias temporadas, Murphy empieza a jugar a vincularlas todas. El juego no le sale bien en esta. Dos intentos hace por vincular temporadas y en uno de ellos le da dos papeles a Sarah Paulson… todo un despropósito. Algo que también hace con Wittrock, esta vez situándolo en dos contextos temporales distintos dentro de la misma trama… ¡En fin!

American Horror Story: Hotel

¿Se puede destacar algo positivo en ‘Hotel‘? Por supuesto. Por desgracia, muchos de los personajes que se representan en esta ficción existieron de verdad. Es el caso del propio Hotel y de su creador. Un hecho que sin duda inspiró a Murphy y que seguramente merecería una serie, aunque quizá no esta. Por otra parte, Murphy es un visionario y una de las claves de cada temporada es la estética, en la que el director se desenvuelve con soltura. Además, Denis O’Hare interpreta a las mil maravillas al personaje de Liz Taylor (la recepcionista transexual del Cortez). Murphy da el protagonismo a un personaje transexual con toda la importante labor social de visibilización que esto supone y, quizá demasiado tarde, analiza en profundidad la historia del personaje.
De las pocas escenas que dan miedo en esta temporada, se puede destacar una en la que Murphy utiliza a varios niños, no es nada nuevo ver a niños encarnando a la esencia del mal, pero en este caso el director lo hace con maestría.

Irónicamente, podría decir que una de las cosas positivas de Hotel es que deja el listón muy bajo para la siguiente temporada de ‘AHS‘. Y puedo adelantar que (no por superar fácilmente un listón dejado a la altura del betún) la sexta temporada de ‘American Horror Story‘ (‘Mi pesadilla en Roanoke’) es bastante aprovechable. Pero eso lo discutiremos en otra entrada.

En resumen, todo el que entra en el Cortez acaba muriendo. No os recomiendo la reserva y no sé en qué darle menos nota, si en TripAdvisor o en Filmaffinity.

1
Comentarios

Por favor identifícate para comentar
avatar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

trackback

[…] tampoco es una novata en el género, ya que ha participado en dos temporadas de la serie American Horror Story, sin embargo es la primera vez que podemos verla ante un reto interpretativo de estas […]