Si hace unos años nos hubieran dicho que Bradley Cooper sería el director de un largometraje nominado a Mejor Película en los Oscar que protagonizarían él mismo y Lady Gaga… A lo mejor nos provocaba tanta risa como el Resacón en Las Vegas que lo catapultó a la fama tras currárselo durante años de actor secundario. Pues bien, ese momento ha llegado y se puede decir que Ha nacido una estrella. Este es el título de su primera película como autor, pero me refiero a que su trabajo como director novel es más que notorio.

Han nacido unas estrellas

Bradley Cooper borda todo lo que ha hecho en esta película. Si podemos decir que ha nacido una estrella en la dirección, no sería de menos justicia destacar que Cooper deja a un lado su faceta de guapito de Hollywood y de carne de comedia barata para sorprender con sus dotes como actor dramático. Pero es que encima el sex symbol se convierte en cantante de verdad. Las canciones interpretadas durante la película son grabadas en directo y a esto ha contribuido la otra protagonista del film, Lady Gaga. La cantante en la vida real negoció con Cooper para que este se atreviera a cantar en directo, así que ella también ha puesto una buena montaña de arena para que nazca esta estrella.

El nombre de la película va realmente dirigido al papel que desarrolla Gaga. La cantante y compositora no lo tiene fácil para interpretar un papel que podría haber sido perfectamente biográfico. Cooper demanda de la cantante una gran carga interpretativa y Gaga corresponde con una actuación que en algún momento hasta llega a eclipsar a la del actor-director-cantante. La compositora e intérprete tampoco es una novata en el género, ya que ha participado en dos temporadas de la serie American Horror Story, sin embargo es la primera vez que podemos verla ante un reto interpretativo de estas características.L

La industria musical, la peor parada

La historia comienza con un cantante encumbrado al que sus excesos no le dejan ni tenerse en pie por momentos. Sigue con una cantante y compositora rechazada en el mercado por su aspecto físico. Continúa por una industria carroñera y superficial que transforma el talento y el sentimiento en un producto prefabricado de consumo rápido. No es muy buena publicidad para las marcas y el mundo del espectáculo, pero no parece que la realidad sea muy distópica de la premisa que nos presenta la película.

Oscars muy musicales

Tras el hostión que se pegó La La Land en la gala de 2017, que hasta el equipo tuvo que bajarse del escenario cuando iban a recoger el Oscar a Mejor Película, la Academia sigue encumbrando a películas centradas en la música. Ha nacido una estrella tiene como principal rival en su género a Bohemian Rhapsody, que relata la historia de Queen y Freddie Mercury con un descomunal Rami Malek en la piel del monstruo de la canción. Y es que las películas sobre música o musicales están tirando del carro de la industria americana en gran medida. Pocos recordarán que Moonlight fue la verdadera ganadora de los Oscar de aquel año en la que sólo se hablaba de La La Land. Por otra parte, Bohemian Rhapsody es la segunda en recaudación mundial de las películas nominadas tras Black Panther.

El cine siempre se ha nutrido en buena medida por la música y viceversa. Ejemplos comunes son el éxito de muchos musicales cinematográficos o que muchos reconozcamos bandas sonoras como fuente de los temas más míticos de la historia. En este caso, las canciones de la película suponen otro impulso para la carrera de Lady Gaga, que conquistará al público que busque temas más profundos.

Gran candidata

Es una buena película. Pocas veces se puede decir esto. Pese a que no parece aportar nada nuevo, el film se deja disfrutar porque todo parece encajar a la perfección para que el espectador se deje apoderar por la ilusión de sus protagonistas y el drama de las situaciones. La gran labor en Fotografía también hace que esta película se disfrute además de por su trama y su banda sonora. Una película contundente que puede que no reúna todos los requisitos para ser nombrada película del año, pero que supone un digno producto cinematográfico. La Academia decidirá si esta estrella brilla también con el baño de oro de la estatuilla.

Comentarios

Por favor identifícate para comentar
avatar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.