Queen lo tuvo todo para tener una gran película. Talento, conflictos, un protagonista histriónico, éxito una gran tragedia… Sólo faltaba hacer la película. Sin embargo el reto no era fácil. ¿Cómo recrear con el poderío que se merecían las míticas imágenes del concierto Live Aid? Nada hubiera podido equiparar la barbaridad de gente que se aglutinó en Wembley en 1985 salvo los efectos especiales de nuestros días. Como cualquier película basada en hechos reales, se busca un parecido más que razonable con la realidad de los hechos. El director parece ceñirse bastante a unos hechos reales en la historia de una banda que cambió la historia de la música para siempre. Hacer una película sobre Queen era una deuda histórica que el cine mantenía con este grupo. Sin embargo, tratar sin tapujos (que no quiere decir sin delicadeza) la vida sexual de Freddie Mercury, que finalmente acabaría determinando el futuro de la banda, necesitaba de una sociedad concienciada con las personas LGTBI y conocedora del VIH, algo que quizá aún no se ha logrado del todo, pero sí mayoritariamente.

Pero sin duda, para hacer justicia a tan magna misión, el gran reto era encontrar a un actor que diera la talla para representar a una personalidad arrolladora y a un talento no menos arrollador que, a su vez, lograra un parecido físico razonable con el líder de la banda.

Rami Malek es Freddie Mercury

Tez morena, ojos saltones, un cuerpo trabajado… pero una dentadura completamente perfecta. Físicamente Rami Malek podría pasar por ese Farrokh Bulsara que fue en sus inicios Freddie Mercury antes de renunciar a su nombre y apellido originales. Pero no basta sólo con un físico parecido y una prótesis dental para encarnar a este personaje. Rami Malek aparecía como secundario cómico unas veces, guapete en otras… pero siempre pasando casi desapercibido y como un actor del montón. Hasta su papel protagonista en Mr. Robot no sabíamos que estábamos ante un jovencísimo portento de la actuación. Este papel de inadaptado le habrá servido y mucho para acabar interpretando a un Freddie Mercury que es muy probable que pasara la mayor parte de su vida sin encontrar su sitio pese a su éxito. Un trabajo que a este actor estadounidense de ascendencia egipcia con apariencia aniñada le puede valer un Oscar a sus 37 añitos. Sin embargo, cuenta con una competencia feroz que no se lo pondrá nada fácil. Además, puede contar en su contra algo que salta a la vista, evidentemente él no canta en la película, pocos artistas pueden contar con esa presencia, esa voz y esa brillantez. En el apartado de brillantez en su día tuve dudas sobre si Mika podría ser el nuevo Mercury… pero tras el paso de los años se ha demostrado que Mercury sigue siendo único.

A lo que vamos, Malek no canta, algo que sí hace Bradley Cooper en A star is Born, pero claro, Cooper no tiene que imitar a nadie real y mucho menos a una leyenda de la música. Es posible que esto disculpe a Malek.

¿Y el resto de la banda?

Si por algo se caracteriza Bohemian Rhapsody es por su casi desprecio en la trama al resto de integrantes de Queen. Un desprecio que la película da a entender que el propio Mercury ejercía cuando se le subió todo ese éxito a la cabeza. Una indigestión comprensible dado que es cierto que ese torbellino de personalidad hacía que el éxito de Queen se personificara en el vocalista. Sin embargo, Bohemian Rhapsody pasará a la historia por ser la película de Queen que sólo habla de Freddie Mercury y olvida al resto de la banda.

Siempre Queen

Pero es cierto que si algo consigue esta película es volver a poner de actualidad temas que nunca han sido olvidados, pero sí un poco apartados. Queen es una banda que cambió la historia de la música hasta tal punto que es sólo comparable a los Beatles o ABBA. Si los primeros ya tenían en celuloide las películas Across the universe y los segundos Mamma Mia (y la quizá innecesaria Mamma Mia. Una y otra vez), sólo faltaba hacer una película de su majestad. Y hablando de majestades, otro grupo mítico que aún no tiene una película son sus satánicas majestades los Rolling Stones. Quizás Hollywood esté esperando a que estos digan su última palabra sobre un escenario, algo a lo que se resisten estos incombustibles artistas.

Historia del cine

Sin ningún recurso novedoso esta película pasará a la historia del cine sencillamente por ser la primera en contar la historia de Queen. Una película con la que los fans de la banda se emocionan y que estoy seguro que consigue crear nuevos adeptos al gran legado musical que nos dejó Queen. Esta película sólo arriesga en dibujar a Freddie Mercury como un personaje que renegó de sus orígenes y tuvo feos con su familia para intentar desarrollar libremente su personalidad. Una personalidad que vivió en una época en la que ni siquiera la cosmopolita Londres o los Estados Unidos estaban preparados para el grito de libertad que emitía Mercury.

Quizá hacer una película correcta (a lo mejor digna es mucho decir por la falta de trascendencia del resto de componentes) de este legado musical y de este grupo y de esta figura no sea suficiente para hacerse con el Oscar. Sin embargo, Bohemian Rhapsody es una película que todo el mundo debería ver, sobre todo si pertenecen a las generaciones que no tuvieron la suerte de conocer a Queen, o de tener un padre que les pusiera todos sus discos una y otra vez en el coche.

1
Comentarios

Por favor identifícate para comentar
avatar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

trackback

[…] Bohemian Rhapsody fue la opción popular, pero el verdadero gran biopic musical del año pasado fue Lords of Chaos. Esta polémica coproducción sueco-británica intenta narrar, con bastante amarillismo (ya en su cartel avisa de que es una película basada “en la verdad y en mentiras”), la génesis del black metal noruego y de Mayhem en particular. Probablemente no haya habido en la historia banda de historial más infame, marcada por el suicidio, el asesinato y una oleada de quema de iglesias que sembró el terror en Noruega a principios de los 90. La película era cuestión de tiempo y… Leer más »