Los muertos recientes vuelven a la vida con aparente buena salud ante el lógico estupor de sus amigos y familiares. Las autoridades intentan organizar un programa de reinserción social, pero no tardarán en darse cuenta de que han regresado ligeramente distintos. Los reaparecidos tienen un comportamiento mecánico, casi catatónico, y no son capaces de relacionarse ni pensar con normalidad.
Por fin llega a España esta esperada película, aunque camuflada detrás de tan lamentable título. En primer lugar, hay que dejar claro que ésta no es una película de zombies. Es muy importante tenerlo claro antes de verla, ya que la mayoría de aficionados se han visto muy decepcionados por esa coletilla de “atípica película de zombies” que arrastra. No es una película de zombies. Repito: no es una película de zombies en absoluto, ni típica ni atípica. No zombies. Tras la obligada aclaración (que os conozco, malandrines) paso a comentar la película en sí.

Les revenants es un drama muy frío, lento y enormemente atmosférico. Prácticamente no ocurre nada y se ofrecen aún menos explicaciones (no tendría por qué ser algo malo, ante explicaciones de mierda mejor la ambigüedad). Por un lado, retrata la reacción de los seres cercanos a los reaparecidos. ¿Podrías volver a jugar con tu hijo resucitado como si nada hubiera pasado? ¿Podrías hacer el amor con tu esposo que vuelve tras varios años muerto? El film recrea muy bien la confusión de los familiares de los resucitados, además de las tremendas dificultades para reinsertarlos en la sociedad.

Por otro lado, hay un retrato paralelo de los muertos y su manera de desenvolverse en su entorno. Son ancianos en su mayoría, y tienen un comportamiento frío y ausente bastante perturbador, algo así como una senilidad siniestra. La crítica al abandono de la tercera edad es evidente, quizá demasiado subrayada, sólo falta el abuelo Simpson.

Por desgracia, la crítica social, e incluso política, se queda coja debido a la lentitud de la trama y a la escasez de diálogos. Diría, incluso, que hay una ausencia de trama como tal. Al final, se cae en una falta de claridez que confunde al espectador, que se pregunta una y otra vez qué demonios está ocurriendo. El intrigado aficionado aguantará el tipo mientras corre (lentamente) el minutaje, pero por desgracia las respuestas nunca llegan.

El final, que no desvelaré, termina por liarlo todo, y sólo soy capaz de interpretarlo como una confusa metáfora. Está bien la ambigüedad, como ya he comentado antes, el problema de Les Revenants es que la película naufraga en sí misma y cae en la vaguedad, que no es lo mismo, y al final da la sensación de que no conduce a nada en concreto.

A pesar de una ejecución fallida, su originalidad y su seductora fotografía bien merecen que se le de una oportunidad a la película. Una pena, ya que la propuesta era, a priori, realmente interesante.

Comentarios

Por favor identifícate para comentar
avatar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.