El reino

Si uno de los objetivos del cine es que se parezca tanto a la realidad que cueste diferenciar a uno del otro, Rodrigo Sorogoyen es a día de hoy la máxima expresión de este estilo. Este “retrato realista” que hace de la sociedad lo aplica con maestría a uno u otro género.

En el caso de El reino se adentra en las cloacas de la política y retrata tanto el interior de los partidos, como el de los medios de comunicación. Una película en la que el espectador se pasa un buen rato sin saber qué ocurre y quién es quién exactamente. Sólo el paso del tiempo transcurrido en la película pone a cada uno en su sitio y terminan colocando al espectador en un reino en el que no querrá ser un vasallo.

El reino

El rey De la Torre

Si Sorogoyen puede demostrar una dirección espectacular es, además de por sus propios méritos, porque sabe exprimir a un reparto que no se queda atrás en cuanto a calidad.

Decir algo a estas alturas sobre las capacidades interpretativas de Antonio De la Torre es ir muy por detrás de todo lo que ya nos ha demostrado. Sin embargo, uno no se cansa de alabar a este monstruo de la actuación. Muy difícilmente una producción que vaya asociada a la marca De la Torre será una obra que pase desapercibida.

Pero es que, aunque De la Torre sea el rey de la escena, Sorogoyen no se ha quedado corto en el resto del reparto. Todo está plagado de caras conocidas, secundarios de nuestro cine, teatro y televisión que se creen tanto su personaje que costaría imaginar a la persona real. Entre ellos destaca otro grande de la actuación en España. José María Pou, Premio Nacional de Teatro es capaz de estar completamente quieto y cargarse a hombros toda una escena de máxima tensión al inicio de la película.

Ese aviso a navegantes determina el carácter de la película. Ritmo trepidante y actuaciones de carácter. Un golpe en la mesa que puede convertir al reino en la mejor película española del año.

El ritmo de Sorogoyen

El director de la película ya enseñó estas cartas en Que Dios nos perdone, donde volvió a contar con De la Torre, que acompañaba al también grande de la pantalla Roberto Álamo. En este caso, Sorogoyen planteaba un thriller policíaco con un trasfondo muy político. Parece que se quedó con ganas de meterse en el fango de los partidos y el resultado es una película potente que revela a su vez grandes reflexiones políticas del autor.

Volviendo al ritmo, podemos decir que a Sorogoyen le va la marcha. Si los amantes del cine de acción pueden pensar que no hay nada tan agitado como una película de policías, quizá se sorprendan para bien de lo movidita que puede estar la cosa en política. Este ritmo trepidante también marca la pauta al corto Madre de Sorogoyen.

El reino

La táctica de los Goya

Este corto puede determinar y mucho el resultado de estos Goyas. No está nominado, pero sí que lo está en los Oscar. A nadie se le escapa que los Goya sirven muchas veces de paseíllo y encumbramiento a alguna producción que participe en los premios estadounidenses. En este caso, premiar a la película de Sorogoyen sería un intento de impulsar al corto en la gala del Kodak Theatre de Los Ángeles.

Algo que realmente no desmerece a El reino. Esta gran obra podría ganar perfectamente el premio a Mejor Película española. Sin embargo, se enfrenta a Campeones. En principio esta es la mayor batalla que se libra entre las nominadas ya que Campeones cuenta con 11 nominaciones y El reino con 13. Además, Campeones fue la candidata a representar a España en los Oscar en la categoría de Mejor Película Extranjera. Nuestros Campeones no pasaron el corte y esto puede ser un factor que determine que la balanza se incline hacia El reino.

Esta visión también es muy política… ¿Se me habrá pegado de El reino?

1
Comentarios

Por favor identifícate para comentar
avatar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

trackback

[…] Goyas 2019: El reino […]