Un meteorito trae a la Tierra unas repugnantes criaturas extraterrestres bastante voraces, y la carne humana parece ser su plato favorito. Instaladas en el sótano de una familia de clase media, intentarán darse un festín a costa del vecindario.

Lo que promete ser un cutre exploit de Alien se quita rápidamente la máscara después del primer cuarto de hora, acercándose más al estilo del cachondeo cutre de la saga Critters, aunque con menos comedia y más “chicha”. Las pretensiones de la película no van más allá de un festín de sangre e higadillos protagonizado por unas criaturas alienígenas de diseño moderadamente original. Los bichos (sobre todo las crías, sorprendentemente bien animadas) son resultones, y basta mirar sus bocas plagadas de dientes para esperar una buena carnicería. Y así es, para regocijo del espectador. Criaturas asesinas pretende trasladar las festivas matanzas propias del cine de zombies (un sugénero ya demasiado explotado en la época) al terreno del terror/ciencia ficción, con un resultado bastante simpático.

Como no podía ser de otra forma, el guión es realmente malo ¡malísimo!, incluso para una serie de B mayúscula como esta. Sin embargo, ese es uno de los mayores aciertos de la película, porque ofrece una buena cantidad de diálogos carcajeantes que amenizan bastante una película que de otro modo hubiera resultado un ladrillo.
Además tiene un final sorpresa asombroso y deliciosamente friki, ¿que más se puede pedir?

Comentarios

Por favor identifícate para comentar
avatar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.