Mientras pesos pesados del género como GosT, Carpenter Brut o Perturbator ya han empezado a diversificar sus sonidos para huir del inminente hastío de la nostalgia ochentera, otros aprovechan para acomodarse en los tópicos más trillados del synthwave. Al disco debut de Neon Nox puede acusársele de formulaico, pero esa es precisamente su mayor virtud. Da justo lo que se espera de él.

Su magnífica pieza introductoria invita desde el primer minuto a ponerse al volante e imaginarse a bordo de un deportivo rápido y hortera por las calles de alguna ciudad futurista de altos rascacielos y luces de neón. Neon Nox no se ha cansado de la estética de Blade Runner de baratillo. La celebra con entusiasmo. Y aunque algunos temas como la machacona Assassination se acercan peligrosamente al terreno pastillero de Chimo Bayo, la tónica general son los teclados flotantes y los ritmos monótonos, con algunos momentos puntuales muy inspirados.

Syndicate Shadow es un gran acompañamiento para trayectos nocturnos en coche. Adictivo incluso. Sin embargo, la simpleza de sus estructuras, por atractivas que sean en un principio, hace no que no aguante demasiado bien una escucha más reposada. El álbum pierde fuelle conforme avanza y acaba haciéndose pesado. Que 47 minutos de música se hagan largos no son buenas noticias, probablemente habría sido mejor idea eliminar un par de temas y editarlo en forma de EP más condensado.

Con sus carencias, el primer largo de este proyecto sueco es lo bastante sólido para seguir su trayectoria con interés y resulta una buena apuesta para disfrutar de un rato de synthwave en su estado más puro y clásico, si es que podemos llamar clásico a un género de nuevo cuño que se basa en reimaginar unos años 80 de fantasía que en realidad nunca existieron.

Comentarios

Por favor identifícate para comentar
avatar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.