Paranoia Star, de Suehiro Maruo

Este tomo recupera varias historias cortas de Suehiro Maruo publicadas originalmente a medidados de los 80 y que ven la luz por primera vez en España. Se trata, por lo tanto, de material “duro” de este polémico mangaka, con todo lo bueno y malo que ello implica. Sus incondicionales reconocerán sus obsesiones habituales: la violencia sexual, la masturbación, las cicatrices de la II Guerra Mundial, la fragilidad de la carne, los guiños al expresionismo alemán… Todo está ahí, aunque se encuentra llevado a las páginas de forma un tanto tosca, incluso un poco punk, sin la madurez y el lirismo presentes en sus obras posteriores.

Entre las golosinas que atesora la recopilación sorprende y agrada descubrir algunos coqueteos con el cyberpunk, algo que puede sorprender un poco a los seguidores más curtidos de Maruo, pero que resulta perfectamente coherente por ser un marco idóneo para plasmar algunas reflexiones sobre la conciencia y la identidad.

Paranoia Star

Todos los cuentos del tomo están impregnados de surrealismo, en mayor o menor medida, y eso hace que Paranoia Star sea uno de los títulos más crípticos del autor. Toda la producción de Maruo está plagada de simbolismos, pero en esta ocasión se hace especialmente patente. No serán pocos los que necesitarán una segunda lectura y, ni con esas, otros tantos se quedarán con cara de Fary sin haber entendido un carajo. Requiere una lectura reposada y hacer un esfuerzo de interpretación para sacarle todo el jugo aunque, como ocurre con las películas de David Lynch, las imágenes que proyecta son lo bastante poderosas como para ser disfrutables aunque uno sienta que se está perdiendo su significado más profundo.

Paranoia Star no es, desde luego, la mejor obra para entrar en el particular universo del autor japonés. Ese honor corresponde a la poética La extraña historia de la isla Panorama, recientemente reeditada por ECC Cómics, o La sonrisa del vampiro, también rescatada por Panini del limbo de la descatalogación. Sí es un delicioso aperitivo que gustará, aunque no saciará, a los que llevábamos un tiempo suspirando por material suyo inédito en castellano. Todavía queda bastante por recuperar, pero resulta muy esperanzador comprobar que en España hay mercado para un mangaka tan inclasificable y alejado de los cánones habituales. No es poca cosa, si tenemos en cuenta que Glénat y posteriormente EDT se hundieron en gran parte por apostar con demasiado fervor por este tipo de productos. Parece que los tiempos han cambiado.

Paranoia Star

Comentarios

Por favor identifícate para comentar
avatar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.