La historia del cómic está marcada por la legendaria rivalidad entre DC y Marvel. A partir de esta semana se está escribiendo en quioscos y librerías una nueva página de este sano enfrentamiento, no siempre igual de reñido, que ya dura más de 70 años y que ha servido para garantizar que ninguna de las dos editoriales se duerma en los laureles.

Por obra y gracia de sus licenciatarias Planeta y Panini, DC y Marvel vuelven a medirse el lomo a través de dos nuevos coleccionables que llegan, casualidad o no, de manera simultánea. Ambas propuestas son realmente interesantes, pero hacerlas coincidir en el mercado con similar formato ha sido desafortunado, crea confusión y hace difícil que los bolsillos más jóvenes puedan aguantar el peso de las dos. ¿Con cuál quedarse?

Lo primero que llama la atención de estas dos colecciones es que no tienen nada que ver con los habituales fascículos para quioscos, normalmente ediciones muy baratas de material recopilado de manera más o menos aleatoria para aprovechar el tirón de la película de superhéroes de turno. En esta ocasión tanto Marvel Héroes como Batman se presentan en atractivos tomos de tapa dura, impresos en papel de alta calidad y con una dirección editorial con criterio, tras factores que no suelen ir de la mano tanto como nos gustaría.

Sorprendentemente no se puede decir que una colección sea mejor que otra o que esté mejor editada. El acabado de la encuadernación es casi idéntico e incluso el número de páginas es similar. En cuanto a contenidos, se ha partido de dos enfoques distintos, pero no excluyentes.

La filosofía de Marvel Héroes es rescatar algunos arcos argumentales completos de los principales personajes de la casa. Se trata de tomos autoconclusivos especialmente indicados para los lectores ocasionales que sólo quieran pasar un buen rato con Spiderman, Hulk, Los 4 Fantásticos o Iron Man.

Aunque su valor es principalmente introductorio, la colección mantendrá un delicado equilibrio entre historias esenciales que los más veteranos ya hemos leído y otras más oscuras de personajes como Doctor Extraño o Nick Furia, más difíciles de localizar, sobre todo en formato grande.

La colección Batman que edita Planeta, por el contrario, sigue un modelo editorial completamente continuista que abarca desde el nacimiento del hombre murciélago hasta su jubilación. La obra comienza con Año Uno, la actualización del origen del personaje llevada a cabo por Frank Miller, y acaba con El regreso del Caballero Oscuro, también de Miller, una historia crepuscular protagonizada por un Batman canoso y cansado.

El interés de esta recopilación es enorme porque ofrece por primera vez una cronología de un personaje que, a pesar de su popularidad, siempre ha estado tan desperdigado que hacerse con todo este material era prácticamente imposible hasta ahora, no digamos ya en tapas duras y bien impreso.

Como si la propia continuidad de la serie no fuera suficiente para garantizar la fidelidad del lector, la editorial ha tomado la discutible decisión de cortar el inicio de cada tomo para incluirlo en el anterior a modo de adelanto. De este modo se obliga al lector a no saltarse ningún número, una jugarreta que afea la colección y fastidia a los que ya tengan algunos de estos cómics por separado.

Si dejamos a un lado este detalle, la colección es una bendición para todos aquellos que nunca han podido iniciarse en las aventuras del Caballero Oscuro por no saber muy bien por dónde empezar. Aquí está casi todo lo que vale la pena leer de Batman, ordenado, bien editado y a un precio bastante decente.

Independientemente de las preferencias de cada uno, lo que está claro es que las dos primeras entregas de ambas colecciones son una compra obligada. Marvel Héroes empieza por 4 euros con Spiderman: Vuelta a casa, el inicio de la segunda mejor época del trepamuros a manos de John Romita Jr. y J.M.Straczynski. La segunda entrega llegará a mitad de septiembre con Capitán América: Leyenda viviente y Los 4 Fantásticos: Imaginautas, ya a 10 euros. Las demás entregas irán saliendo cada quince días a un precio de 10 euros, con cosas tan interesantes como Spiderman Integral de Frank Miller, la saga Secret Wars o Patrulla-X: Hijos del átomo. Como ya he comentado, los tomos son completamente autoconclusivos y ni siquiera están numerados, así que son ideales para ir picoteando alguno en concreto de vez en cuando.

La colección de Batman arranca con Año Uno, que también incluye El hombre que ríe y el inicio de Los hombres monstruo, un chollazo por sólo 3 euros (para que os hagáis una idea, el tomo único de Año Uno se vende por separado a 15 euros sin El hombre que ríe). La segunda entrega estará compuesta por Los hombres monstruo y El monje loco, también a 2×1, otro buen negocio si tenemos en cuenta que por separado sumarían 26 euros (y en rústica, ojo). Las demás entregas irán saliendo semanalmente a 10 euros cada una, un precio bastante bueno que en algunos casos como Arkham Asylum llega a suponer un ahorro de más de 10 euros.

Al margen de las entregas de lanzamiento es complicado recomendar engancharse a una u otra serie. Como colección, la de Batman es mucho más completa y exhaustiva, pero peca de ponerle al lector una pistola en la sien para que la siga comprando cada semana. Marvel Héroes es más heterogénea, tiene en cuenta tanto a novatos como a coleccionistas que sólo quieren “tapar huecos” y además es quincenal. A pesar de la puñeta de los tomos partidos, yo me quedaría con Batman sin perder de vista las entregas de Marvel Héroes. Históricamente DC ha tenido una distribución bastante más irregular que Marvel en España y conseguir las obras imprescindibles de Batman de una manera tan cómoda y accesible es algo que los aficionados llevábamos pidiendo a gritos durante demasiados años.

Comentarios

Por favor identifícate para comentar
avatar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.